jueves, 18 de septiembre de 2014

El baby shower del pequeño Marcos y su rico pastel de vainilla




Marcos es el bebé de mi amiga María, bueno, más bien el futuro bebé, porque aún le quedan 3 meses de embarazo.

Si hay algo que nos une a María y a mi, es nuestra pasión por la repostería, o como diría ella nuestra pasión por el baking, porque por ahí empezó nuestra gran amistad.

Cuando nos juntamos las dos, podemos pasar horas hablando de como se prepara esta tarta, que si como has hecho estos cupcakes o sobre los blogs de repostería que hemos leído esa semana, y no nos cansamos nunca.

Por eso, creo que las dos estábamos deseando que alguna de nosotras tuviera un bebé para preparar su baby shower.

La verdad es que estoy muy contenta de que María me vaya a hacer tía, me hace mucha ilusión, no sólo por tener una excusa más para preparar dulces, si no porque es una alegría tener a un miembro más en la familia a quien enseñar a hacer galletas y pasteles cuando crezca un poco.

La verdad es que las dos hemos disfrutado muchísimo preparando el baby shower de Marcos, (para los que no sepan que es, no es otra cosa, que una fiesta para dar la bienvenida al bebé que está en camino), 
nos pasamos una tarde muy divertida haciendo bizcochos, preparando cremas y riendo sin parar.



Además tengo que decir, que María es una gran repostera y tiene muy buen gusto para decorar, el monito que veis encima de la tarta lo ha hecho ella, ¿no me digáis que no es una "monada"?



También hizó los cupcakes, que estaban para morirse de buenos, sobre todo los pequeñitos, que son de chocolate con crema de queso y caramelo por encima.
Yo me comí como 4, y ya tuve que contenerme, porque me habría comido el stand entero, pero es que de verdad, estaban tan ricos...

En cuanto al pastel del pequeño Marcos, lo preparamos de vainilla, haciendo un degradado de colores en los bizcochos, y lo cubrimos con una crema de vainilla también.

Os dejo la receta a continuación para que lo preparéis en casa, es muy facilito y seguramente para todos los gustos.


PASTEL DE VAINILLA

INGREDIENTES:

170 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
195 gramos de azúcar blanquilla
4 huevos grandes
1 cucharadita de extracto de vainilla
290 gramos de harina todo uso
2 cucharaditas de levadura
1/4 cucharadita de sal
100 ml. de leche


PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180 º C y engrasar 6 moldes desechables de aluminio.

Para el bizcocho:

Batir la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. Añadir los huevos, uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Añadir también el extracto de vainilla y la ralladura de limón, si se desea.

En un bol aparte mezclar la harina, la levadura y la sal.

Con la batidora a baja velocidad, alternativamente, agregar la mezcla de harina y la leche, en tres adiciones, empezando y terminando con la harina.

Pesar y dividir la masa en 6 recipientes, teñir cada parte con el color deseado (nosotras le fuimos añadiendo un poco de cacao a cada parte oscura y al resto le pusimos un poco de colorante amarillo) y llenar los moldes con ella.  

Hornear durante 15 minutos o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio, nuestros bizcochos estarán listos.

Lo retiramos del horno, lo dejamos enfriar en el molde durante una hora, lo desmoldamos, y lo colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.



BUTTERCREAM DE VAINILLA

INGREDIENTES:

750 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
2 cc. de extracto de vainilla
750 gr. de azúcar glass
3 cucharadas de leche desnatada

PREPARACIÓN:

Ponemos la mantequilla en el bol de la batidora y tamizamos el azúcar glass sobre ella.

Es muy importante tamizar el azúcar, ya que, si no nos quedarán grumos.

A continuación tapamos con un trapo (para evitar que el azúcar salga por todos lados) y comenzamos a batir.
Cuando se haya mezclado todo más o menos, añadimos, la vainilla y la leche, y continuamos batiendo hasta que obtener una crema uniforme.

Una vez tenemos listo nuestro buttercream, rellenamos y cubrimos nuestra tarta con el.

Nosotras reservamos un poco de buttercream, al que añadimos un poco de cacao para que cambiase de color, lo metimos en una manga pastelera con una boquilla de estrella cerrada, y con eso hicimos las decoraciones.


(Mi amiga María, super embarazada y super guapa)


Espero que hayáis disfrutado leyendo este post tanto como yo al escribirlo, y... ¡¡Que preparéis este pastel tan rico en casa!!

¡¡Feliz fin de semana!!


lunes, 15 de septiembre de 2014

Panna Cotta de yogur con grosellas rojas



Aunque cada día va desapareciendo el verano y poco a poco se va acercando el Otoño, todavía nos quedan pequeños tesoros culinarios de esta tan preciada estación.

Las grosellas rojas, tienen sus cosechas más fuertes en los meses tardíos de verano, a finales de Agosto primeros de Septiembre, por lo que podemos decir que todavía estamos en temporada.

La grosella roja, es dulcecita y un poco ácida a la vez y tiene un intenso color, por lo que es ideal para preparar mermeladas y jaleas, mezclada con otros frutos rojos obtendremos mezclas deliciosas.

A mi me gustan mucho para usar en postres, pues le dan un toque decorativo precioso, y, combinadas por ejemplo con yogur o con una mousse dulce, hacen la pareja perfecta.

No se si es sólo cosa mía, o si también os pasa a vosotros, el caso es que cuando le va quedando poca vida a la temporada de un alimento, es cuando más me apetece cocinarlo, ¿será por eso que dicen de que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes?




PANNA COTTA DE YOGUR CON GROSELLAS ROJAS

INGREDIENTES:
(Para unas 6 personas, dependiendo del tamaño del recipiente donde lo vayamos a servir)

2 sobres de gelatina neutra en polvo
375 ml de leche entera
 500 g de yogur natural
200 g de azúcar
1 vaina de vainilla
100 g de grosellas rojas frescas




PREPARACIÓN:

En primer lugar, ponemos la gelatina en polvo en un bol con 125 mililitros de leche; revolvemos con varillas y dejamos reposar durante diez minutos para que la gelatina se disuelva totalmente.
Raspamos la vaina de vainilla en en los 250 mililitros de leche restantes, añadimos el azúcar y lo calentamos todo en un cazo a fuego medio hasta que esta se disuelva. 
Apartamos nuestra mezcla del fuego un momento y echamos la mezcla de leche y gelatina que teníamos reservada, removiendo hasta que se mezcle. Lo volvemos a colocar de nuevo y cocemos durante cinco minutos más. Transcurridos los cinco minutos retiramos el cazo y permitimos que se enfríe la mezcla durante diez minutos.
Por otro lado colocamos el yogur en otro bol y le añadimos nuestra mezcla de leche con gelatina, pasándola por un colador y removiendo suavemente. 
¡Ya tenemos nuestra Panna corta lista!


Ahora la ponemos en los vasitos que hayamos elegido y la dejamos enfriar un mínimo de ocho horas en la nevera.
A la hora de servir, le ponemos las grosellas rojas por encima, ¡¡Delicioso!!

miércoles, 6 de agosto de 2014

Desayuno saludable: huevos revueltos con pechugas de pollo a la plancha



¡hola! ¿Hay alguien ahí?

A estas alturas creo que todo el mundo en la blogosfera estará de vacaciones...

Pero para los que no, o para los que aún en sus días de ocio no se resisten a echar un vistazo por estos lares, hoy os traigo un desayuno saludable a la par que potente, de esos que a mi me gustan, y que, ahora que estamos de vacaciones tenemos más tiempo para preparar con tranquilidad.

Y es que, el fiambre de pollo o de pavo nunca falta en mis desayunos porque es un alimento sano, ligero y además delicioso, que podemos incluir en nuestros platos de muchas maneras y nos ayuda a seguir una alimentación equilibrada .

Uno de mis pasatiempos favoritos es hacer un pequeño break a media mañana con mi barqueta de finissimas pechugas de pollo Campofrío y comermelas acompañada de alguna lectura de moda interesante, porque no sólo de gastronomía vive Boca de Fresa oiga, que también me declaro Fashion Victim :D


Últimamente siempre me preparo mis tostadas de la primera comida del día con un par de lonchas de pollo o pavo campofrío porque son las más ricas, he probado muchísimas marcas, y después de todo, sin duda me quedo con estas, además el tamaño también importa, y estas son redonditas y perfectas para acompañar con mis panecitos, que también son redondos.

Ya sabéis que al barbas y a mi nos encanta desayunar, y ahora que estamos de vacas, nos gusta currárnoslo un poquito más y hacer desayunos potentes para empezar el día con energía, y hoy nos hemos preparado uno muy completito.



Se trata de un plato combinado con huevos revueltos aromatizados con tomillo, pechugas de pollo Campofrío a la plancha y unas rodajitas de tomate del huerto, también a la plancha.

Como véis es un desayuno súper completo, ideal para llevar una alimentación saludable, ya que el huevo y el pavo, ambas proteínas de origen animal, son muy saciantes, y apenas tienen nada de grasa, eso si, si tenéis colesterol, mejor no pongáis las yemas, también os quedará un rico revuelto solo con claras.

El caso es que, si nunca lo habéis probado, os recomiendo que hagáis las lonchas de pollo a la plancha en la sartén con un poquito de aceite o mantequilla, veréis que son absolutamente deliciosas.
Es como cuando los americanos ponen bacon con un revuelto de huevos, pero diez veces más sano e igual de rico, ¡animo a probar!


HUEVOS REVUELTOS CON PECHUGAS DE POLLO CAMPOFRÍO A LA PLANCHA

INGREDIETES:

Aceite de oliva virgen extra
2 huevos de gallinas criadas en libertad
sal
Pimienta negra recién molida
Unas ramitas de tomillo fresco

1 tomate

Unas lochas de pollo o pavo

PREPARACIÓN:

En una sartén antiadherente, calentamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra  a fuego fuerte y ponemos el tomate cortado en rodajas hasta que se dore por ambos lados, momento en que lo retiramos, salpimentamos y dejamos reposar en el plato.

A continuación, en la misma sartén ponemos las lonchas de pollo y las vamos cocinando hasta que también se doren por ambos lados.

Por último, después de haber sacado las lonchas de pollo, bajamos el fuego, añadimos un poquito más de aceite en la sartén y preparamos los huevos cascándolos directamente en la sartén y removiendo constantemente con una cuchara de madera para desestructurarlos y que no se nos peguen. Tienen que quedarnos cremositos, por lo que con un par de minutos al fuego será suficiente. Salpimentamos, espolvoreamos con el tomillo fresco por encima, colocamos en el plato junto con el tomate y el pollo y...
¡¡listo para tomar!!


Espero que estéis pasando un buen verano, nos vemos en unos días con algunas nuevas noticias... pero mientras tanto...

¡¡Que disfrutéis!!

jueves, 29 de mayo de 2014

Yogur griego con fresas y pistachos y mujeres que corren


"La constancia logra las cosas difíciles en poco tiempo"

Seguro que habéis escuchado esta frase millones de veces, pero a mi es una frase que me encanta porque de verdad funciona.

No se quien la dijo por primera vez, pero desde luego era una persona sabia.

Cuando era adolescente, con mis 16 o 18 años, siempre había pensado que yo jamás podría ser una persona constante, pero obviamente me equivocaba. 

La constancia es una cualidad que todos tenemos, lo único que hay que hacer es trabajarla y eso es algo que va muy unido a la fuerza de voluntad.

Cuando comencé a correr, hace ya nada más y nada menos que tres años, nunca pensé que hoy día seguiría haciéndolo, ni mucho menos que alguna vez iba a correr un 10.000, ¡¡Pero si no tenía ni idea de que era eso!! Si alguien me hubiera dicho antes que yo iba a correr alguna vez una carrera de 10 kilómetros me habría reído en su cara.

Empecé a correr porque quería perder peso, pero lo que no sabía es que correr iba a hacer que me encontrara con la persona que hay dentro de mi misma.

Eso ha sonado muy poético, pero lo que quiero transmitir con esto es que, una vez superas la barrera en  la que casi se te sales las tripas por la boca del esfuerzo y comienzas a disfrutar del running, te das cuenta de que todo son ventajas y de que correr es algo más que un deporte, es una liberación.



Yo hoy corro por disfrute, no me importa si un día voy más deprisa o más despacio ni si he mejorado mi marca en la carrera del Domingo, lo que realmente me importa es que disfruto con cada carrera.

Correr me hace sacar lo mejor de mi, me sube el autoestima, me veo más guapa, me siento más activa, me alarga las horas del día, es mi momento, mi happy hour, y encima me hace mantenerme en forma y no coger peso.
Y aunque durante cada carrera sienta dolor, o sofoco, o pereza, o a veces piense que no puedo más, la satisfacción al terminar es tal que merece la pena.

Por eso hoy quiero invitar a todo el mundo a que se anime a empezar a correr porque es algo maravilloso que cualquiera puede hacer ¡¡Piernas para que os quiero!!

Yo acabo de terminar de leer el libro de Cristina Mitre, "Mujeres que corren", un libro fantástico escrito por la Directora de Belleza de Elle y una mujer increíble, llena de positividad y buen rollo (no la conozco en persona, pero su blog The Beauty Mail ya lo dice todo de ella), y eso mismo es lo que transmite en el libro.

(Imagen de archivo)

Lo empecé a leer porque, a parte que es un tema que me interesa mucho, llevaba una semana un poco perezosa con el tema del running, y tras la carrera de la mujer me había dado un bajón deportivo, así que necesitaba motivarme, y estoy tan motivada que me están entrando ganas hasta de ¡¡maratón!!

Tenéis que leer su libro, tanto si eres una persona que no ha corrido nunca y quieres empezar a hacerlo ahora, pero tienes dudas sobre algunos aspectos, como si eres una corredora experimentada, el libro te va a ayudar muchísimo, además de que aumentará tu positividad "a grandes zancadas".

Me encanta la parte que Cristina ha incluido de "Manual de belleza para mujeres que corren", a mi me ha ayudado a descubrir muchos truquillos que no sabía.

El caso es que a parte de todo lo anterior, el hecho de comenzar a correr y afianzar un hábito, me ha hecho que cada vez cuide más y más mi alimentación. 
Esto no significa que esté a dieta ni nada por el estilo, soy una persona a la que le encanta comer y privarme de determinados grupos de alimentos me resulta bastante complicado, pero lo que si he aprendido es a dosificarlos y a ordenarlos dentro de mi rutina diaria para saber que tengo que comer en cada momento.



Una cosa que me encanta, que forma parte de mi día a día y creo que se ha convertido en una costumbre irreversible son los boles con yogur y frutas del desayuno.
Se que soy pesadísima con este tema, pero el desayuno es la comida más importante del día, y es tan cierto como que todo el mundo es capaz de correr.

Si haces un desayuno equilibrado tendrás un día equilibrado. Y eso es una verdad como un templo.

La gente que dice que no tiene hambre en el desayuno es porque se ha excedido en la cena la noche anterior, y es que otra verdad que os dejaré antes de la receta de hoy es que hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo, y si no me creéis haced la prueba durante un tiempo y veréis que vuestra calidad de vida mejorará.


YOGUR GRIEGO CON FRESAS Y PISTACHOS

INGREDIENTES:

3 cucharadas colmadas de yogur griego natural (sin azúcar)
5 fresas lavadas
un puñado de pistachos
Miel al gusto

PREPARACIÓN:

Ponemos 3 cucharadas colmadas de yogur en un bol, troceamos las fresas y las echamos por encima junto con los pistachos pelados, por último añadimos la miel al gusto de cada uno y revolvemos bien.



OBSERVACIONES:

- Ya véis que es una receta facilísima, pero en mi familia nunca habían probado esta combinación y le ha flipado, así que ¡¡Animaros a probar!!
Otra combinación parecida es la de yogur con arándanos y cereales rellenos de leche que ya os enseñé aquí.

- El yogur griego está hecho con leche entera, pero existen otras opciones como el yogur desnatado artesano 0% MG. Mi preferido es el de la marca Pastoret y la combinación ¡¡es igual de rica!!

- Yo acompaño muchas veces este plato en el desayuno con un café y unas tostadas integrales con pavo, y a veces también preparo un zumo de frutas naturales. No tengas miedo de desayunar tan fuerte, pues en el desayuno puedes hacerlo, ya que vas a necesitar energía para el resto del día.

- Evita la bollería industrial porque es mucho más dañina y tiene grasas trans. Si quieres darte un capricho dulce prepáralo tu mismo, tienes millones de recetas en el índice de recetas el banner de arriba de mi blog. ¡¡Ponte el delantal y manos a la obra!! 


¡¡Espero que tengas un feliz jueves y que te sumes a la vida activa runner, yo ya soy runner convencida!!


martes, 27 de mayo de 2014

Un viaje hacia las especias & korma de pollo



Garam masala, punch puran, asafoetida, cúrcuma, jengibre, canela o cardamomo son algunas de las especias que fácilmente podemos encontrar en un plato de curry.

Para algunos estas palabrejas sonarán a chino, o en este caso a indio, pero mal que nos pese, por fin, los exóticos curris, comienzan a hacerse un hueco en nuestro país.

Un curry, lejos de ser unos simples polvos de bote de supermercado, como se tiene el concepto, es mucho más que un condimento, es un guiso de origen indio hecho a base de mezclas de especias denominadas masalas, que pueden ser mas o menos picantes y que están basadas en las especias nativas de cada región.

En la india cada familia realiza “su masala” combinando diferentes variedades y proporciones de especias, que perduran en pueblos o familias de generación en generación.
Entre las especias más comunes que se incluyen en una mezcla de curry podemos encontrar, albahaca, alcaravea, comino, cúrcuma, azafrán, canela, cardamomo, cebolla seca, apio, fenogreco, jengibre, nuez moscada, pimienta de cayena o tamarindo.  Aunque existen infinidad de combinaciones según la región de donde provengan.

Además los guisos de curry van acompañados de hierbas frescas como cilantro, albahaca u hojas de lima kaffir, (aunque estas últimas son más típicas de los currys tailandeses de los que ya hablaremos en otra ocasión), raices como el jengibre y una proporción de algún líquido que puede ser leche de coco o yogur.

Los currys más populares y de los que seguro hemos oído hablar e incluso comido en alguna ocasión, son el korma, tikka masala, vindaloo y el rogan Josh, y pueden ser de carne, pescado y marisco o vegetarianos.

En cuanto al grado de picante de éstos existe una clasificación para poder distinguir si son más fuertes o más suaves: Hot, madrás, punjabi y mild.
El primero es originario del sur de la india, es el más picante y es también muy aromático; el segundo, madrás, es originario del sudeste de la india, es arómatico y picante, aunque un poco menos que el anterior; el punjabi es originario Pakistán y es semi-picante; y por último el curry mild, originario del nordeste de la india, es el más suave de todos.

Si intentamos visualizar un plato de curry, probablemente nos vendrá a la mente una imagen con colores naranjas y amarillentos; esto se debe a que la mayoría de las mezclas de especias para curry están compuestas por una especia llamada cúrcuma,  que actúa como un tinte natural y que es de muy bajo coste. La cúrcuma fue utilizada por primera vez en la India entre el 610 a. C. y el 320 a. C. y en aquella época se utilizaba como colorante para la lana.

Las especias siempre han estado muy presentes en mi vida y en mi educación culinaria, si intento hacer memoria y recordar cuando fue mi primer viaje hacia las especias, diría que han estado en mi vida desde siempre.

No podría decir que tengo un plato favorito, ya que mi alimentación es muy versátil y me gustan platos de casi cualquier gastronomía, pero quizá por mi gran fascinación hacía la india y toda la cultura hindú, hay un plato que me engatusa y me hace volar y transportarme hacía algún lugar de oriente, cuanto menos exótico.

Me refiero al curry korma de pollo, del que a continuación os dejo la receta para que podáis volar conmigo e inundar vuestros paladares de mágicos sabores.

Espero que, como a mi, este plato os transporte y os lleve a hacer un gran viaje hacia las especias. 

¡¡Buen provecho!!



MI RECETA DE KORMA DE POLLO

INGREDIENTES: 

(Para 4 personas)

4 pechugas de pollo hermosas
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de pasta de curry 
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 pimiento rojo
Un par de cayenas ojo de pájaro (si la pasta de curry es muy picante no es necesario)
1 zanahoria
1 manzana granny smith
1 tomate pelado y cortado en brunoise
1 cucharada colmada de polvo de curry
1 lata de leche de coco
1 vasito de caldo de verduras

Cilantro fresco para terminar el plato


PREPARACIÓN:

Calentamos aceite en una olla y ponemos el pollo cortado en cuadraditos a dorar por ambos lados. Cuando veamos que está listo, lo sacamos y reservamos.

En el mismo aceite donde hemos dorado el pollo, rehogamos unos minutos la pasta de curry, añadimos la cebolla, el ajo, el pimiento rojo, las guindillitas (si la pasta de curry es muy picante nos las ahorramos), la zanahoria y la manzana, y dejamos que se pochen a fuego lento.

Cuando veamos que las verduras comienzan a estar pochadas, añadimos el tomate, que previamente habremos pelado y troceado en cuadritos pequeños, y el polvo de curry, revolvemos y dejamos que cueza durante unos minutos.

Añadimos ahora la leche de coco junto con el caldo de verduras y dejamos cocer durante unos 15 minutos o hasta que la zanahoria esté tierna.

Transcurrido el tiempo, trituramos todo con la turmix, hasta que obtengamos una crema espesa. No pasa nada si nos quedan tropezones pues le dará un toque de encanto. Si queda demasiado espesa o si nos gusta más clara, podemos añadir un poco más de caldo o agua.

Volvemos a poner la olla al fuego, añadimos el pollo que teníamos reservado y lo dejamos cocer todo junto a fuego lento durante unos 10 minutos.

Apagamos el fuego y añadimos cilantro fresco picado por encima, que le aportará un toque de frescor delicioso al plato.



OBSERVACIONES:

- Este plato debe acompañarse con arroz basmati aromático, pues el arroz absorbe la salsa y nos queda un plato completo fantástico, además es una costumbre muy arraigada de La India.

Yo lo suelo preparar rehogando unas especias antes en un poco de aceite que le dan un aroma estupendo. Normalmente pongo 2 anises estrellados, 4 cardamomos y 2 clavos; cuando suelten su aroma añadimos el arroz (lavado previamente) y lo revolvemos durante un par de minutos, cubrimos con agua (que sobrepase un dedo por encima del arroz), añadimos una cucharada sopera de sal y dejamos cocer (tapado) durante 15 minutos. Transcurridos los 15 minutos dejamos reposar 5 apartado del fuego y listo para acompañar nuestro curry.

- La pasta de curry la encontramos en supermercados orientales, yo la compro en el de la Calle Mozart de Madrid y hay varias de la marca Raha, que para mi gusto es muy buena. Aunque también podéis utilizar pasta de curry rojo Tailandesa, yo la uso a veces y queda bueno.

- El polvo de curry es recomendable que sea de buena calidad, no me vale el de el tarro de cristal del super porque, a mi juicio, es una mezcla horrible. Os recomiendo que compréis los de Marca Sharwoods, que son muy buenos, y tenéis de varios tipos, mas o menos picante. Yo suelo encontrarlos sin dificultad en Alcampo, en la zona de sabores del mundo, pero si no en supermercados orientales como el que os comentaba de la calle Mozart tienen seguro.

- Lo de añadir manzana es una costumbre muy típica inglesa que le aporta un toque de dulzor al plato y le va fantástica.
Ya sabéis que en Inglaterra hay mucha tradición de curry debido al elevado índice de población india, como ya comentamos aquí.


Espero que os haya gustado la receta y os animéis a prepararla 

¡¡Feliz Martes!!