lunes, 29 de septiembre de 2014

Ensalada de higos asados con jamón ibérico, queso gorgonzola y vinagreta de miel y balsámico


Seguimos preparando platos con algunos alimentos de temporada, y en esta ocasión os traigo una ensalada con una combinación de ingredientes que ¡me chifla!

Los protagonistas de hoy son los higos, una fruta muy dulce, ideal para mezclar con quesos potentes, porque hacen un equilibrio perfecto.

A mi personalmente, comerme un higo a palo seco, así sin más, no me va mucho, ya que es demasiado dulzón para mi gusto, pero reconozco que combinado con otros ingredientes, como en esta ensalada es una auténtica delicia.



Mucha gente tiene la idea equivocada de los higos tienen demasiadas calorías, lo que no es para nada verdad.

Si bien es cierto que quizá tienen más calorías que otras frutas, pero no nos encontramos con más de 74 kilocalorías por cada 100 gramos, de risa, si tenemos en cuenta que 1 donut tiene 250 kilocalorías y pesa menos de 100 gr.... ahí lo dejo...

Además hay que resaltar que son un alimento rico en hidratos de carbono y en vitaminas y minerales como la vitamina C, los betacarotenos, el potasio, el magnesio, el calcio y el fósforo, algunos de los cuales tienen efectos antioxidantes.

Pues dicho esto, sólo me queda ¡¡animaros a que comáis higos!!

Ahí va mi receta, una deliciosa combinación que espero que os guste...

ENSALADA DE HIGOS ASADOS CON JAMÓN IBÉRICO, QUESO GORGONZOLA Y VINAGRETA DE MIEL Y BALSÁMICO

INGREDIENTES:

1 kg. de higos
4 lonchas de jamón ibérico
100 gr. de queso gorgonzola
un puñado de nueces
Mezcla de hojas de rúculay ensalada

2 cucharadas soperas de vinágre de módena
1 cucharada sopera de miel
aceite de oliva virgen extra
un chorrito de zumo de limón
Sal


PREPARACIÓN:

Disponemos la mezcla de espinacas y de rúcula en una fuente grandecita.

Partimos los higos por la mitad y los hacemos a la plancha en una sartén pintada con aceite de oliva.

Esperamos a que se templen y los añadimos a la ensalada, añadimos también las nueces, el gorgonzola cortado en trocitos y el jamón ibérico, partido con los dedos para que quede en trozos desiguales.



Preparamos la vinagreta mezclando en un cuenquito, la miel, el vinagre de módena, el aceite el vinagre y la sal, movemos energicamente para que emulsione.

Echamos la vinagreta por encima de nuestra ensalada y voîla... ¡¡lista para comer!!

jueves, 25 de septiembre de 2014

Bizcochitos de melocotón y frambuesa para despedir el verano


Ya se ha acabado el verano, si, pero yo me resisto un poco a creerlo, aunque la lluvia ya se está encargando de recordármelo.

A pesar de que el Otoño es una estación que me encanta, me cuesta mucho ese periodo de transición de una época del año a otra. Soy muy friolera y Otoño significa que dentro de muy poco llegará el invierno, aunque para ser sincera, el invierno también me encanta porque adoro la Navidad, pero eso quiere decir frío, mucho frío... brrrr....

Todavía conservo algunos restos del verano, aún me quedan algunas frutas como melocotones o frambuesas, por eso he querido despedir el verano con este rico bizcocho, rápido y sencillo pero un acierto.

En su preparación incluimos harina de almendras, lo que le aporta un toque crujiente que hace que este bizcocho sea un poco más especial.


Ultimamente mi madre y yo pasamos muchas tardes juntas cuidando a mi sobrino el mini mono, ¿os acordáis que os he hablado de el verdad? Lo cual es una suerte, porque podemos pasar más tiempo juntas y también con el enano.

El caso es que aprovechamos para cocinar y cada día cada una lleva una cosa, unos días hace ella la comida, otros yo, y además nos encanta ponernos a comer lo que hemos preparado y comentarlo; que si como lo has hecho, que de donde has sacado la receta, porque a las dos nos apasiona la cocina, y es un tema con el que disfrutamos mucho, creo que es algo que me encanta compartir con mi madre, porque se que ella me entiende y me escucha.

Así que ayer, tomamos estos bizcochitos para merendar, y nos gustaron mucho, es una receta que yo nunca había preparado, pero que creo que a partir de ahora prepararé bastante. 
Nos fascinó el toque tan bueno que le aporta la harina de almendras, es genial.

El barbas, que no se iba a escapar de salir hoy por aquí, también se llevo unos cuantos al trabajo, porque que tenía una reunión importante y ya se sabe, los negocios con el estómago lleno mucho mejor, y de vuelta a casa me trajo muchas felicitaciones de sus compañeros de trabajo, diciendo que les había gustado mucho.

Así que creo que tengo que compartir esta receta con vosotros para que también lo probéis en casa, porque se que os resultará, cuanto menos, sencilla y satisfactoria.

BIZCOCHO DE MELOCOTÓN Y FRAMBUESA

INGREDIENTES:

175 gr. de mantequilla
175 gr. de azúcar moreno
2 huevos
175gr. de harina
1 cc. de levadura
100 gr de harina de almendras (almendras molidas)
2 cs. de leche desnatada
150 gr. de melocotones cortados en trocitos pequeños
175 gr. de frambuesas


PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180ºC.

Mezclamos la harina con la levadura y la almendra molida y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una masa suave y esponjosa.

Añadimos los huevos uno a uno, continuamos batiendo hasta que estén bien integrados y añadimos las dos cucharadas de leche desnatada (se puede hacer con leche entera, pero como yo no tengo en casa, le pongo desnatada).

Incorporamos la mezcla de la harina que teníamos reservada y, por último los trocitos de melocotón y la frambuesa.

Repartimos la masa en nuestros moldes, como yo lo hice en moldes de papel medianitos, no necesité engrasarlos, pero si lo hacéis en un molde grande de metal, debéis ponerle un poco de spray para engrasar, mantequilla o aceite suave.

Introducimos nuestros bizcochos en el horno y los horneamos durante unos 45 minutos o hasta que al insertar un palito en el centro salga limpio.

Si lo hacéis en molde grande probablemente sea más tiempo, al rededor de una hora, eso ya, depende de vuestro horno.

¡¡Espero que os haya gustado la receta y que paséis un buen fin de semana!!

Volvemos el Lunes con una nueva receta.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Mermelada de frutos rojos deliciosa



Sin duda es el mes de las bayas y las conservas.

Podéis preguntarle al barbas, que piensa que me he vuelto loca queriendo meter todo en botes al baño María, si se descuida, por poco le meto a el... 

El caso es que me ha llegado un riquísimo surtido de verduritas y frutas del campo, todo fresco y natural, cultivado y recolectado por mi querida familia a la que adoro, y como no quería echar a perder nada de nada, me he puesto a guardar a buen recaudo todo lo que he podido.



He preparado salsa de tomate, tomates confitados, una mermelada de melocotón y vainilla para chuparse los dedos, crema de calabacín... etc, etc.

Y por supuesto no podría faltar una mermelada de bayas silvestres, porque es de las mejores cosas que hay.

Levantarte por la mañana un Domingo y ponerte en una tostada caliente, untada con mantequilla, un pegote de mermelada de frutos rojos casera con un café humeante, eso desde luego que para mi, no tiene precio.



Hacer tu propia mermelada es algo que, si nunca has probado, deberías experimentar, porque puedes echarle lo que te de la gana, hacerla a tu gusto, regalarle a tus amigos, rellenar galletas y bizcochos con ella....¿no me digáis que no es genial?

Os dejo aquí mi receta de mermelada de frutos rojos, hecha con moras, frambuesas y arándanos, y al final de la receta, tenéis algunos consejos sobre como envasar al vacío con diferentes métodos.

Espero que os pongáis manos a la obra como yo, a "conservar" para todo el año.



MERMELADA DE FRUTOS ROJOS

INGREDIENTES:
(Para 3 botes de conserva medianos)

1kg de frutos rojos (moras, frambuesas, arándanos y grosellas)
600 gr de azúcar
30 gr. de agua
1/2 cucharada de pectina o un trozo gordo de manzana(opcional)



PREPARACIÓN:

Quitar el tallo a los frutos, si lo tuvieran, y lavar con agua.

En una olla amplia poner los frutos con el azúcar y el gua y calentar a fuego medio hasta que se deshaga el azúcar, removiendo constantemente para cuidar que no se queme.

Retirar del fuego y añadir la pectina o la manzana (en un trozo grande para poder retirarla después).

Cocinar durante 30 minutos, si hemos añadido la pectina, o durante 45 si no se la hemos puesto.

Remover de vez en cuando.

Transcurrido el tiempo, podemos pasarla por un chino para quitar las pepitas de las moras, aunque no es necesario hacerlo, o si queremos que nos quede muy fina podemos triturarla un poco.

COMO ENVASAR NUESTRA MERMELADA AL VACÍO:

Existen varias técnicas para hacer el vacío a nuestros botes:

- Una de ellas es depositar la mermelada muy caliente en nuestros botes de cristal, cerrarlos muy fuerte hasta que la tapa esté bien encajada y darles la vuelta, dejándolos boca abajo hasta que se enfríen por completo. De esta forma se habrá hecho el vacío solo.
Comprobaremos que está hecho porque la tapa del bote estará como metida hacia dentro, lo que significa que hay una ausencia total de aire dentro del bote. 

- Otra forma de hacer el vacío es al baño María; que consiste en poner nuestros botes dentro de una olla con agua y con un trapo entre medias (para que los botes no se rocen entre ellos) y cocer durante 35 minutos. El agua debe sobrepasar la tapa de los botes unos 2,5 cm. y se deben poner a partir de agua fría. Contaremos los 35 minutos a partir de que el agua empiece a cocer.
Transcurrido el tiempo, sacaremos los botes del agua con ayuda de unas pinzas y con cuidado de no quemarnos.



Para ambas técnicas de vacío, debemos usar botes perfectamente limpios y esterilizados, lo mejor es lavarlos en el lavavajillas antes de utilizarlos para que se desinfecten bien.
Y por último, debemos comprobar que las tapas enroscan a la perfección, pues de lo contrario el vacío podría no realizarse.

Con ambas técnicas de vacío podremos disfrutar de nuestras mermeladas hasta 6 meses en la despensa, e incluso me atrevería a decir que mucho más, pues están hechas a base de azúcar, que es un conservante natural.

Espero que os haya gustado la mermelada y que la preparéis en casa.

¡Os espero el Miércoles con una nueva receta!

jueves, 18 de septiembre de 2014

El baby shower del pequeño Marcos y su rico pastel de vainilla




Marcos es el bebé de mi amiga María, bueno, más bien el futuro bebé, porque aún le quedan 3 meses de embarazo.

Si hay algo que nos une a María y a mi, es nuestra pasión por la repostería, o como diría ella nuestra pasión por el baking, porque por ahí empezó nuestra gran amistad.

Cuando nos juntamos las dos, podemos pasar horas hablando de como se prepara esta tarta, que si como has hecho estos cupcakes o sobre los blogs de repostería que hemos leído esa semana, y no nos cansamos nunca.

Por eso, creo que las dos estábamos deseando que alguna de nosotras tuviera un bebé para preparar su baby shower.

La verdad es que estoy muy contenta de que María me vaya a hacer tía, me hace mucha ilusión, no sólo por tener una excusa más para preparar dulces, si no porque es una alegría tener a un miembro más en la familia a quien enseñar a hacer galletas y pasteles cuando crezca un poco.

La verdad es que las dos hemos disfrutado muchísimo preparando el baby shower de Marcos, (para los que no sepan que es, no es otra cosa, que una fiesta para dar la bienvenida al bebé que está en camino), 
nos pasamos una tarde muy divertida haciendo bizcochos, preparando cremas y riendo sin parar.



Además tengo que decir, que María es una gran repostera y tiene muy buen gusto para decorar, el monito que veis encima de la tarta lo ha hecho ella, ¿no me digáis que no es una "monada"?



También hizó los cupcakes, que estaban para morirse de buenos, sobre todo los pequeñitos, que son de chocolate con crema de queso y caramelo por encima.
Yo me comí como 4, y ya tuve que contenerme, porque me habría comido el stand entero, pero es que de verdad, estaban tan ricos...

En cuanto al pastel del pequeño Marcos, lo preparamos de vainilla, haciendo un degradado de colores en los bizcochos, y lo cubrimos con una crema de vainilla también.

Os dejo la receta a continuación para que lo preparéis en casa, es muy facilito y seguramente para todos los gustos.


PASTEL DE VAINILLA

INGREDIENTES:

170 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
195 gramos de azúcar blanquilla
4 huevos grandes
1 cucharadita de extracto de vainilla
290 gramos de harina todo uso
2 cucharaditas de levadura
1/4 cucharadita de sal
100 ml. de leche


PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180 º C y engrasar 6 moldes desechables de aluminio.

Para el bizcocho:

Batir la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla suave y esponjosa. Añadir los huevos, uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Añadir también el extracto de vainilla y la ralladura de limón, si se desea.

En un bol aparte mezclar la harina, la levadura y la sal.

Con la batidora a baja velocidad, alternativamente, agregar la mezcla de harina y la leche, en tres adiciones, empezando y terminando con la harina.

Pesar y dividir la masa en 6 recipientes, teñir cada parte con el color deseado (nosotras le fuimos añadiendo un poco de cacao a cada parte oscura y al resto le pusimos un poco de colorante amarillo) y llenar los moldes con ella.  

Hornear durante 15 minutos o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio, nuestros bizcochos estarán listos.

Lo retiramos del horno, lo dejamos enfriar en el molde durante una hora, lo desmoldamos, y lo colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.



BUTTERCREAM DE VAINILLA

INGREDIENTES:

750 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
2 cc. de extracto de vainilla
750 gr. de azúcar glass
3 cucharadas de leche desnatada

PREPARACIÓN:

Ponemos la mantequilla en el bol de la batidora y tamizamos el azúcar glass sobre ella.

Es muy importante tamizar el azúcar, ya que, si no nos quedarán grumos.

A continuación tapamos con un trapo (para evitar que el azúcar salga por todos lados) y comenzamos a batir.
Cuando se haya mezclado todo más o menos, añadimos, la vainilla y la leche, y continuamos batiendo hasta que obtener una crema uniforme.

Una vez tenemos listo nuestro buttercream, rellenamos y cubrimos nuestra tarta con el.

Nosotras reservamos un poco de buttercream, al que añadimos un poco de cacao para que cambiase de color, lo metimos en una manga pastelera con una boquilla de estrella cerrada, y con eso hicimos las decoraciones.


(Mi amiga María, super embarazada y super guapa)


Espero que hayáis disfrutado leyendo este post tanto como yo al escribirlo, y... ¡¡Que preparéis este pastel tan rico en casa!!

¡¡Feliz fin de semana!!


lunes, 15 de septiembre de 2014

Panna Cotta de yogur con grosellas rojas



Aunque cada día va desapareciendo el verano y poco a poco se va acercando el Otoño, todavía nos quedan pequeños tesoros culinarios de esta tan preciada estación.

Las grosellas rojas, tienen sus cosechas más fuertes en los meses tardíos de verano, a finales de Agosto primeros de Septiembre, por lo que podemos decir que todavía estamos en temporada.

La grosella roja, es dulcecita y un poco ácida a la vez y tiene un intenso color, por lo que es ideal para preparar mermeladas y jaleas, mezclada con otros frutos rojos obtendremos mezclas deliciosas.

A mi me gustan mucho para usar en postres, pues le dan un toque decorativo precioso, y, combinadas por ejemplo con yogur o con una mousse dulce, hacen la pareja perfecta.

No se si es sólo cosa mía, o si también os pasa a vosotros, el caso es que cuando le va quedando poca vida a la temporada de un alimento, es cuando más me apetece cocinarlo, ¿será por eso que dicen de que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes?




PANNA COTTA DE YOGUR CON GROSELLAS ROJAS

INGREDIENTES:
(Para unas 6 personas, dependiendo del tamaño del recipiente donde lo vayamos a servir)

2 sobres de gelatina neutra en polvo
375 ml de leche entera
 500 g de yogur natural
200 g de azúcar
1 vaina de vainilla
100 g de grosellas rojas frescas




PREPARACIÓN:

En primer lugar, ponemos la gelatina en polvo en un bol con 125 mililitros de leche; revolvemos con varillas y dejamos reposar durante diez minutos para que la gelatina se disuelva totalmente.
Raspamos la vaina de vainilla en en los 250 mililitros de leche restantes, añadimos el azúcar y lo calentamos todo en un cazo a fuego medio hasta que esta se disuelva. 
Apartamos nuestra mezcla del fuego un momento y echamos la mezcla de leche y gelatina que teníamos reservada, removiendo hasta que se mezcle. Lo volvemos a colocar de nuevo y cocemos durante cinco minutos más. Transcurridos los cinco minutos retiramos el cazo y permitimos que se enfríe la mezcla durante diez minutos.
Por otro lado colocamos el yogur en otro bol y le añadimos nuestra mezcla de leche con gelatina, pasándola por un colador y removiendo suavemente. 
¡Ya tenemos nuestra Panna corta lista!


Ahora la ponemos en los vasitos que hayamos elegido y la dejamos enfriar un mínimo de ocho horas en la nevera.
A la hora de servir, le ponemos las grosellas rojas por encima, ¡¡Delicioso!!